Con caminata, soledeñas se unieron para gritar a una sola voz “¡Ni una más, ni una menos!”

Gritando a una sola voz: “¡ni una más, ni una menos!”, y al ritmo de las bandas musicales de colegios de Soledad, mujeres de diferentes edades marcharon por las principales calles del casco viejo del municipio, para exigir la erradicación de la violencia contra la mujer.

 

La caminata, que partió desde la cancha del Barrio Centenario y culminó con una rueda de cumbia en la plaza central, frente al Museo Bolivariano, estuvo liderada por la primera gestora social del municipio, Alba Olaya de Herrera, quien hizo un llamado por la solidaridad de género.

 

“Hoy queremos decirles a todas las mujeres que no podemos permitir el maltrato, la violencia ni el abuso. En nuestro municipio, estamos trabajando para generar en el hombre la responsabilidad de cuidar a sus mujeres, a no maltratarlas e invitar a denunciar cualquier tipo de maltrato contra nosotras”, indicó la Primera Gestora Social, quien, durante la marcha, lanzaba arengas alusivas al rechazo de la violencia de género

 

Durante la actividad, que se realizó el marco del Plan de Intervenciones Colectivas, la gerente del Hospital de Soledad Materno Infantil, Rosa Madera Sánchez, destacó el trabajo que se realiza en conjunto con la administración municipal para prevenir la violencia de género. “Nuestro alcalde está liderando este tipo de actividades y estrategias para hacer un llamado a la comunidad para que participemos juntos en la prevención y protección de nuestras mujeres y al núcleo familiar en general. Muchas veces las mujeres callan por miedo y eso hay que cambiarlo”, indicó.

 

A su turno, la secretaria de Salud municipal, Emilia Elitín De la Peña, también exigió un mejor trato para con la mujer. “Nosotros somos conscientes que los casos de feminicidios son muchos, y en general todos los maltratos en los que está involucrada la mujer, lesiones personales, violencia verbal, económica, entre otras. Lo que queremos es que pare la violencia contra la mujer, que las cifras se reduzcan a cero”, sostuvo la funcionaria.

En la plaza central, las asistentes escucharon el llamado de las diferentes funcionarias y líderes sociales a denunciar, pero ante todo a prevenir la violencia.

 

Después, lanzaron globos de color morado, como símbolo de la libertad  y participaron en una rueda de cumbia. Con el baile, las mujeres expresaron que la alegría debe hacer parte  importante en la vida de todas las mujeres. “Viva la vida, viva el amor, vivan las mujeres”,  terminaron diciendo las soledeñas.

Deja una respuesta